Páginas

lunes, 23 de enero de 2017

La fragua




FOTOGRAFIA DE JIM KAZANJIAN

Hace unos minutos que retrocedió la tormenta y la carbonera, que abandona la cabaña, busca la barca y no encuentra más que el cabo deshilachado junto al noray. Recorre la minúscula isla en un par de minutos pero no hay restos del balandro; la bajamar hubiera descubierto las maderas astilladas. Sentada sobre la roca, junto a la cálida fragua, una nube deja pasar el rayo de luna que ilumina la silueta de la barca, como una sombra chinesca recortada en el horizonte. Y la carbonera, que encierra la cabeza entre sus manos  piensa en el carbón consumido, en el último estertor de humo, en la boca de agua que deja de manar. Y la masa inabarcable del océano,  desaparecida entre las grietas de una playa sedienta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario