Páginas

viernes, 8 de noviembre de 2013

Cuento contemporáneo

 Mientras el Gran Príncipe dictaba las nuevas medidas a tomar, los mendigos del barrio de Cindinero se quejaban amargamente. Sin embargo, arriba, en el palacete del Edén de Aquísihay,  brindaban felices. Esta vez tampoco les tocaba a ellos y nadie miraba.

Una noche los ciudadanos de Cindinero, atraídos por los fastos y las luces brillantes, osaron acercarse a los dominios de Aquísihay. Entonces, los señores se sintieron molestos y vigilados; al fin y al cabo, ellos siempre habían procurado ser amables. Y no hacían daño a nadie. Por el pensamiento de uno de ellos se iban extendiendo unas  palabras mágicas:
-Caída de los mercados, crisis, paro, arrimar el hombro
Y viendo que la retórica les era simpática, entonaron todos una carcajada única y resonante, que hizo retroceder a los intrusos.

Los príncipes de Aquisihay bajan el mentón y menean la cabeza mientras los ciudadanos de Cindinero, que han osado acercarse a los contornos de sus dominios,  gritan y ponen fecha a sus protestas. Uno de esos príncipes,  se siente incómodo, ellos siempre han procurado ser amables. Por su pensamiento se va extendiendo una palabra mágica:
-¡Flexibilizar!,-exclama eufórico y continúa -  Sería bueno que los ciudadanos tuviesen mejores y más amplios servicios por eso es necesario flexibilizar el mercado y los horarios la crisis... para satisfacer sus necesidades de..
 Y como ven que la retórica es simpática,  entonan todos una carcajada única y resonante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario