Páginas

jueves, 18 de abril de 2013

Metamorfosis




-¡No están!, grita la voz del extraño que derriba la puerta y comienza a inspeccionar alcobas, armarios y balcones.
-¡Proceda!- ordena- y le sale una voz chillona, cobarde, que da paso a  un ruido seco y continuo de tiras adhesivas.
-Ya terminó- les consuelo- y repaso un vuelo menos agitado, más técnico. Me arrojo desde la lámpara, en picado. Veo su culo gordo envuelto en  el pantalón de tergal y extiendo mi aguijón cargado de rabia y veneno mortal. Debo ser infalible, así lo esperan ellos, que siguen mi trayectoria pegados al techo, con sus nuevos ojos facetados.

26 comentarios:

  1. Mi aportación a la 2ª Jornada. Compartimos en la alambrada.

    ResponderEliminar
  2. Convertirse en insectos para... oye, es una idea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ser especies invasivas, de esas que están tan de moda, Luisa
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. En lo que nos hemos convertido ante los ojos de los poderosos...

    Me abres un universo de pensamientos.

    Muy bueno :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pues que sean buenos pensamientos.
      Un abrazo, Jose Luis

      Eliminar
  4. Ay, espero no tener que convertirme en insecto. Muy buena tu aportación Ana.

    Te he dejado una mención en mi blog.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la mención, Yashira. Y encantada de que te haya gustado,
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Ana, una solución a tener en cuenta para cuando sea menester. No hay derecho que nos traten como insectos en muchas ocasiones sin que nos defendamos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Nicolas. Tomémoslo como un plan B.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. ¡jejejeje! O nos ven como insectosy nos liquidan en un plis,plas o nosotros, como insectos, nos juntamos y nos convertimos en plaga. No podrán con tantos. (Yo escojo ser "mosca cojonera").

    Gracias por tu visita y comentario.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón,Anna. Gracias por devolver la visita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola, Ana.

    Atancando como insectos... No estaría nada mal, en ocasiones, disponer de un envenenado aguijón.

    Besos, me quedo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo encantada de tener una más para tomár el té ;)

      Eliminar
  8. ¡Vaya, estoy por apuntarme a esa metamorfosis! Por lo menos tendré claro que de mis picoteos se enteran.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y serás diminuta y persistente, como un micro.
      Un besazo, Ely

      Eliminar
  9. De cazadores cazados y de reconversión para subsistir. Muy bueno Ana.
    Un saludo desde el alambre.

    ResponderEliminar
  10. Doble lectura, la que se narra y la de que estamos, somos insectos, no nos queda nada de la fuerza que los hombre pueden contra el terror del estado. Picar el culo del funcionario, eso es lo que nos dejan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te olvides, de que la picadura es mortal. Ni de las plagas de langosta en Egipto ;)
      Besos

      Eliminar
  11. Plan de contingencia, entiendo. Metaforsearnos en insectos y contribuir a un ataque certero.

    Un micro de doble lectura, en la que no veo el culo del funcionario que dijo Ximens encima mío, pero que al parecer, se somete a diversas lecturas e interpretaciones. Yo veo "otros culos" mucho más poderosos.

    Besos Ana y que disfrutemos de lo que nos dejan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí, ahí. Lo que pasa que en el contexto del micro, pues al pobre funcionario :(

      Eliminar
    2. Se me olvidó, Laura. Muxutuxak,

      Eliminar
  12. ¡Qué bueno, Ana! ¡Me gusta! Suscribo, palabra a palabra, el comentario de Ximens.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Yo qué voy a decir, con el ego exaltado por tanta alabanza. Descuida, se me pasa a la tarde, :)
    Abrazotes

    ResponderEliminar
  14. A mí también me gustaría inocular alguna vez una buena ración de veneno.

    Buena metamorfosis.

    Triple de abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada, Lola. No te cortes y dale a la primera jeringuilla que tengas a mano.
      Triple ración de besos

      Eliminar