Páginas

sábado, 7 de enero de 2012

Cenicienta de alquiler

 Este se quedó conmigo. Los otros se los repartieron entre Isabel y Marta. Ansiosas como eran vinieron corriendo en el momento del parto. No esperaban dos. Mejor. Si no, se habrían matado. Lo echaron a suertes. Isabel se quedó con el deseaba Marta. Marta miraba recelosa el de Isabel. A escondidas, cada una se salió con la suya. Yo también. No esperaban tres. En un descuido cogí aguja e hilo. Le libraré de todo mal, tendrá el responso más íntimo y el más cálido de los nichos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario